videntes recomendadas  
 

El Color en el feng shui.

El color es literalmente una forma de energía ya que cada uno de los colores que vemos es en realidad una onda electromagnética de
una longitud determinada. Por lo tanto los colores, más allá de su aspecto estético, influyen sobre nuestro estado de ánimo. Por otro
lado, los colores son una forma de representar también a la energía de los Cinco Elementos del feng shui (Fuego, Tierra, Metal, Agua y
Madera). Entonces, en el feng shui racional* usamos el color para aportar en cada ambiente alguno de los Cinco Elementos y crear así la
atmósfera que deseamos, ya sea estimulante, sosegada, creativa, relajada etc.
Colores naturales y Amarillo: El Elemento Tierra.
Los colores naturales (madera, habano, crudo, maíz, beige etc.) nos recuerdan a la tierra, nos estabilizan, nos hacen sentir firmes y
consolidados. Sin embargo, cuando se presentan en exceso y sin otros toques de color pueden resultar aburridos, opresivos y apáticos.
SI: Son adecuados para la sala de estar y el dormitorio, ya que conducen a la pasividad y al descanso. También son adecuados para
lugares donde habitan personas inestables físicamente (por ejemplo, ancianos) o personas muy excitables, ya que transmiten una
sensación de apoyo firme y de quietud.
NO: No son aptos para lugares donde se trata de generar ideas nuevas o trabajos creativos.
Amarillo:
El color imperial en China, el amarillo es el color del sol, de la luz, del día, del optimismo y de la claridad. Los tonos más intensos pueden
producir ansiedad, especialmente en personas de edad avanzada. El amarillo es sensible a los cambios de tonalidad, ciertos tonos pueden
asociarse a degradación o enfermedad (fiebre amarilla, prensa amarilla).
SI: es un color magnífico para llevar alegría a un ambiente, es excelente para la cocina, especialmente si la familia suele comer allí, y
también para el cuarto de los niños. Compensa la falta de luz natural en ambientes oscuros.
NO: el amarillo es rechazado por las edades extremas: los bebés lloran más en habitaciones amarillas y las personas mayores tienden a
rechazar el amarillo.
Azules y Negro: El Elemento Agua.
Los chinos asocian el azul a la inmortalidad, en Occidente, el azul es el color más difundido en la vestimenta. Se presenta en grandes
extensiones en la naturaleza: el cielo y los mares, frente a los cuales solemos adoptar una actitud contemplativa, seria. Es un color
sedante, que conduce a la introspección y a la pasividad..
SI: dormitorios con luz natural intensa o climas cálidos, oficinas. Comedores y vajilla de personas obesas o que deseen adelgazar (el azul
inhibe el apetito).
NO: lugares donde viven personas depresivas, teatros, climas fríos, cocinas y comedores.
Negro:
El negro puede considerarse como la ausencia total del color, aunque en la teoría sustractiva del color surge de la mezcla de todos los
colores. Utilizado con acierto evoca un aire de misterio, receptividad, profundidad y sofisticación. También lo asociamos al luto y a la
rebelión.
SI: para evocar un aire de misterio y sensualidad.
NO: habitaciones de niños, cocinas, espacios relacionados con la salud y lugares donde se quiera establecer una comunicación fluida
entre las personas.
Rojo y Naranja: El Elemento Fuego.
En China es considerado el color de la buena suerte y es el color activador por excelencia. Culturalmente, lo asociamos al calor, la pasión
y la energía vital. El rojo aumenta la presión sanguínea y estimula al apetito. Los hombres suelen preferir los rojos anaranjados (rojo
Ferrari) mientras que las mujeres se inclinan más frecuentemente por los rojos azulados (bordeaux). El rojo se asocia también al
ceremonial y a las ocasiones especiales, ya que es un color que en la naturaleza aparece concentrado en superficies pequeñas: allí donde
vemos rojo sabemos que hay una flor, un fruto o algo especial. El rojo llama nuestra atención e indica alerta y peligro. Es el color que
corresponde a la longitud de onda más larga, o la frecuencia más baja, de allí que se lo asocie frecuentemente con la vida instintiva.
SI: El rojo puede utilizarse para atraer la atención hacia donde se quiera, por ejemplo, hacia un rincón oscuro El rojo puro debe utilizarse
con moderación, siempre en objetos pequeños y nunca en superficies grandes. El rojo es un activador inespecífico que puede poner en
movimiento tanto energías positivas como negativas. Las personas depresivas pueden beneficiarse utilizando objetos rojos (por
ejemplo, un despertador o un velador rojo en la mesita de luz).
NO: Debe evitarse el exceso de rojo en lugares de trabajo (distrae), en los lugares de descanso (excepto en el caso de personas
depresivas), y en los lugares públicos o donde concurre mucha gente (incita a la violencia).
Naranjas
El color de la túnica de los monjes budistas, expresa unión con el Universo. El menos usado en la vestimenta masculina. Los tonos
derivados del naranja (durazno, salmón) son excelentes para generar una sensación de unidad, fraternidad e igualdad. A veces se
asocian también a lo barato y a lo comunitario, al trabajo en equipo.
SI: salas de estar, habitaciones de huéspedes.
NO: lugares donde se requiera hacer trabajos que requieran concentración, como por ejemplo, el estudio de un escritor, oficinas etc.
Blanco y grises: El elemento Metal.
El blanco es la suma de todos los colores: refleja todo y nada esconde. Irradia pureza y limpieza, en ciertos casos puede generar una
sensación de vacío y frialdad. Tiende a cansar la vista y a activar el intelecto.
SI: Cuartos de baño y dormitorios. También estudios y lugares de trabajo, especialmente si se trata de proyectar y dibujar.
NO: Climas muy fríos (recuerda a la nieve) y habitaciones de niños pequeños (el blanco exige un comportamiento muy cuidadoso).
Grises
Los grises son colores denominados “neutros”, son muy descansados para la vista. Desde el feng shui los consideramos asociados al
elemento Metal, por lo tanto preferimos combinarlos con azules o tonos naturales y evitamos combinarlos con el rojo o el verde. El uso
más adecuado para el gris es en oficinas y estudios.
Verdes: El elemento Madera.
El color de la vida vegetal y de la primavera evoca crecimiento, expansión, tranquilidad, salud y rejuvenecimiento. Es muy sedante para
la vista, aunque no posee el efecto relajante del azul. En algunos casos se asocia a la inmadurez, la envidia, y la inestabilidad.
SI: Si hay buena luz natural en dormitorios, salas de estar, baños, habitaciones de niños pequeños y lugares donde haya que generar
ideas nuevas y creativas.
NO: Lugares oscuros, habitaciones de adolescentes (por algo la vestimenta de Peter Pan, el niño que nunca crece, es verde).
Púrpura.
Un color raro en la naturaleza y difícil de lograr, es el color más difícil de distinguir. Expresa exclusividad y autoridad. Muchas
condecoraciones y premios exhiben este color; en algunas culturas está asociado al luto.
SI: oficinas de personal jerárquico, habitaciones de adolescentes.
NO: salas de estar, comedores, play-room.
Rosa
Ciertos tonos de rosa se encuentran entre los colores que producen el máximo efecto relajante. Asociado tradicionalmente a la
femineidad, el romanticismo y la sensibilidad, para algunas personas resulta afectado y cursi.
SI: Utiliza el rosa en los lugares destinados a la relajación y el descanso.
NO: Lugares de trabajo o estudio.
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio del Minuto: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Mayores de 18 años
91 217 61 29 -: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.
 

.