videntes recomendadas
 
 
 
 

EL KI Y EL KUA

LA DANZA DEL UNIVERSO

El universo se puede contemplar como una espectacular y acompasada danza de energías, donde cada elemento que lo conforma expresa su particular modo de danzar en relación con resto de danzantes y en el devenir conjunto. El universo se reproduce en microuniversos, por lo tanto, podemos aplicar este principio a nuestros entornos, de modo que nuestra casa puede concebirse como un universo a menor escala, que ejecuta su propia danza en el magnífico espectáculo global.
En el universo de la casa, el microuniverso de cada residente ejecuta su particular danza, que se integra en el conjunto de forma bidireccional; ya que el movimiento global de la casa no deviene de la simple suma de cada elemento en particular, sino de la interacción e integración conjunta de todos los movimientos. Porque el baile del microuniverso de cada residente es afectado y modificado por el movimiento global de la casa no deviene de la simple suma de cada elemento en particular, sino de la interacción e integración conjunta de todos los movimientos. Porque el baile del microuniverso de cada residente es afectado y modificado por el movimiento general al que se incorpora, y por la ejecución del resto de los danzantes y a la inversa; la danza de cada residente es afectada y modificada por el movimiento de los demás y por el conjunto. De modo que el escenario, el ambiente y el resto de la compañía influyen en el resultado de la danza de cada bailarín, y del espectáculo resultante. Las enseñanzas y técnicas del feng-shui se refieren no sólo al movimiento armonioso y equilibrado de la energía en los entornos – los escenarios, los ambientes…-,  sino también a las personas y el modo en que éstas se relacionan con un espacio, es decir, a los bailarines.
La astrología china, la numerología y el I ching se utilizan, en general, para indagar en los movimientos particulares de la energía de las personas, en términos de espacio y tiempo, para obtener datos acerca de sus potencialidades de movimiento, con el propósito de descubrir las posibles habilidades que favorecerán su particular danza y las posibles dificultades que deberán tener en cuenta a la hora de ejecutarla. El feng-shui utiliza estas ramas de la ciencia y cultura chinas para evaluar los lugares y momentos más propicios, para que la danza de un residente resulte más armónica y fluida. Algunas escuelas aplican la astrología, para escoger la fecha ante cualquier tipo de compromiso o evento importante. Porque muchos chinos no se casarán, cerrarán un trato, abrirán un negocio o se embarcarán en un viaje, antes de localizar las fechas más propicias de convergencia benéfica entre las energías cósmicas del universo y las personales, y para ello recurren al consejo de un astrólogo, el I ching o un experto en feng-shui.
Pero en el arte de seleccionar una fecha próspera y la idoneidad de una casa, en relación con la astrología, hay muchas reglas y tabúes, que requieren profundos conocimientos no sólo del feng-shui, sino de la filosofía oriental y de la cultura china. Por ejemplo, la idoneidad de una casa para el conjunto de los residentes se base en la astrología de la casa y la fecha de nacimiento del cabeza de familia. Así que este modo de determinar la bondad de una casa resulta obsoleto o cuanto menos de muy difícil aplicación y complejidad, ya que cada vez más en una misma casa conviven al menos dos personas que generan ingresospara la colectividad o la familia, y tratar de armonizar las diferentes energías de los residentes, según sus fechas de nacimiento, con la astrología de la casa resulta realmente complicado, y a veces infructuoso.
Salvando estas dificultades, no cabe duda que resulta no sólo fascinante, sino muy beneficioso explorar todas las posibles claves que sobre nosotros mismos y nuestros entornos podría aportarnos el estudio profundo de la astrología china, la numerología y el I ching. Pero éstas constituyen ciencias o ramas del conocimiento chino, de gran complejidad, y que requieren estudios especializados.
No obstante, hay muchos niveles para practicar la astrología y el I ching podemos beneficiarnos de los datos que nos aporta la obtención de nuestro ki personal, para lograr el máximo de sintonía con nuestros entornos de una forma personalizada. Y apara ayudarnos a entender mejor nuestro modo de danzar y el de las compañías en las que tomamos parte.

EL KI DE LAS NUEVE ESTRELLAS

Los antiguos geomantes chinos calculaban las influencias e interrelaciones de los campos energéticos de la tierra y el cielo, a través del espacio y el tiempo y lo expresaban numéricamente. Quizá una de las formas más antiguas de astrología y numerología sea el ki de nueve estrellas, que es ampliamente usado en el feng-shui.
Los antiguos orientales pensaban que el chi universal procedía del espacio, llegaba a la tierra a través del filtro de nueve estrellas y que el movimiento cambiante de su emplazamiento provocaba cambios en el mundo. Las Nueve Estrellas se emplazaron en el cuadrado mágico o lo shu, una en el eje central y ocho alrededor de este centro, para categorizar las distintas energías que devenían de la influencia estelar y reflejar en él sus movimientos cíclicos; se convirtió en un sistema de interpretación y adivinación de los cambios entre el cielo y la tierra, en un método de lectura de los parámetros temporales.
Este sistema milenario ofrece una forma de lectura e interpretación del tipo de energía predominante en un momento dado, y se utiliza en muchos casos como una herramienta conjunta al feng-shui o constituyendo parte de él.
Otro sistema incorporado en algunas escuelas de feng-shui es el cálculo del número kua, que proviene de la escuela Ming-Gua. En este sistema se utiliza el año natal de una persona para, a través de ciertos cálculos matemáticos, obtener un número base que se interpretará en el cuadrado mágico o en el mapa bagua.
La diferencia más notable entre este sistema y el ki de nueve estrellas, es que el sistema de numerología para hallar el número kua establece formulaciones matemáticas diferenciadas para hombres y para mujeres. En el sistema numérico kua las diferencias de formulación se establecen basándose en el concepto de que los hombres son yang y se mueven hacia delante y que las mujeres son yin y se mueven hacia atrás, y este movimiento se refleja en el mapa bagua y en el cuadrado mágico, proporcionando números natales diferentes para el hombre que para una mujer. Sin embargo, tanto hombres como mujeres tenemos yin y yang, ambas polaridades son inherentes a todo ser humano y el equilibrio entre ellas nos convierte en seres completos y equilibrados.
La diferenciación en el número natal por motivos de sexo está ausente en otros sistemas de numerología y astrología que pueden ser aplicados y que se aplican en feng-shui, como por ejemplo la escuela de las nueve estrellas, japonesa, que contempla al ser humano en su totalidad y considera que tanto hombres como mujeres contienen yin y yang y que, por tanto, se mueven hacia delante, en el cuadrado mágico, todo el tiempo.
Si se comparan los cálculos de ambos sistemas, resulta que al aplicar la formulación para hallar el número kua de un hombre, el número resultante se corresponde perfectamente con el número ki de ese año en el método de las Nueve Estrellas, es decir, que en el caso de un hombre su número kua y su ki signo son idénticos, pero claro, esto no ocurre en el caso de las mujeres, pues el kua considera que las mujeres se mueven hacia atrás. Así que cuando una mujer aplica la fórmula del número kua a su año de nacimiento, el número resultante es completamente diferente del número de su ki signo.
Por ejemplo, si buscamos el número ki del año 1967 veremos que se corresponde con el número 6, relacionado con el trigrama cielo y el elemento metal, ahora si aplicamos las fórmulas para hallar el kua personal, considerando un movimiento hacia delante en el mapa bagua, comprobaremos que el número número kua en el caso de un hombre nacido en ese año 1967 al aplicar su fórmula distinguida, obtiene un número kua 9, es decir, trigrama fuego, elemento fuego y que, por tanto, es completamente diferente a su número ki de signo. Las diferencias que resultan en los números asignados por el sistema kua a una mujer, pueden ser tan contrarios como en el caso del ejemplo, en el que la mujer de 1967 tiene asignado un elemento antagónico, el fuego, al elemento metal que se asocia al número ki de ese año y al kua de sus compañeros de generación.
En este libro se ha optado por la formulación anual del ki de las Nueve Estrellas, que además de considerar al ser humano en su integridad, calcula un segundo número ki con el mes de nacimiento, llamado número emocional o de carácter, lo que proporciona una visión más amplia acerca de la complejidad energética de las personas.
No obstante, por si alguna mujer tiene curiosidad por comprobar las diferencias que resultan de su especial fórmula para hallar su trigrama, elemento, dirección y grupo direccional diferenciado de sus congéneres natales masculinos, a continuación se les facilita la fórmula para hallar el número kua de las mujeres:
Se utilizan las dos últimas cifras del año de nacimiento, se suman hasta reducirlas a un solo dígito, que se suma a 5, si resultara de dos dígitos, se vuelven a sumar hasta dejar un solo dígito y el número resultante es el kua, con la excepción del número 5, si la suma es 5 se considerará que el número kua es el 8.
Al Hacer el cálculo hay que tener en cuenta que en Oriente siguen el calendario lunar, en vez del solar que se utiliza en Occidente, los años dan comienzo durante la luna nueva, que en nuestro calendario se corresponde con finales de enero o principios de febrero.
Para conocer su número ki anual consulte debes sumar todos los números de tu año de nacimiento, si el numero resultante es de dos cifras volverlo a sumar entre se hasta que quede reducido a una cifra, el numero que te de se lo restas a 11 que es una constante igual siempre, y el resultado es tu numero ki anual, por ejemplo:
1982 è 1+9+8+2 =20;    2+0=2;  11-2=9 para los nacidos en el 1982 su numero ki es el 9.
 

el ki

<SIGUIENTE >
< - 1 / 2 - >
 
   
 
 
 
 
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio del Minuto: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Mayores de 18 años
91 217 61 29 -: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.