videntes recomendadas
 
 
 
 


SE AGRADECIDO

EL HOMBRE primitivo, independientemente de la época o lugar en el que haya nacido, ha mantenido una relación especial con el aire, el sol, el agua, la luna, las plantas, los animales y toda la naturaleza que lo rodeaba y de la que era parte integrante.
En multitud de ocasiones, este hombre ha considerado cada una de las cosas que le rodeaban como elementos constitutivos de una gran familia de la cual él también sentía que formaba parte. Parte de algo indivisible y superior.
En el vínculo había amor, respeto y agradecimiento, porque ese ser humano primitivo era muy consciente de que sin el calor del sol las semillas no germinaban, que sin las lluvias las cosechas se perdían, que sin las plantas y animales con los cuales se alimentaba, la enfermedad se presentaba.
Sin duda, estaba mucho más cerca de los principios budistas que el actual hombre urbano, al cual su actitud de divorcio con la naturaleza le sale muy cara.

LA ACTITUD POSITIVA

MUCHAS DE LAS PERSONAS que han vivido situaciones límite aprenden a ver la inmensa riqueza que trae aparejado el mero hecho de estar vivo; toman conciencia de su situación de privilegio y sienten una felicidad extrema ante cosas tan sencillas como el poder mirar una puesta de sol, hacer un intercambio de carantoñas con un niño pequeño en la cola del supermercado o compartir la cena cotidiana con su familia. Son conscientes de su privilegio y experimentan un enorme agradecimiento.
Lamentablemente, la mayoría de las veces es difícil ver las cosas de esta manera sin pasar antes por un período de desesperación intensa. Por lo general no nos damos cuenta de todo lo que poseemos y, de hecho, hay un refrán que dice: no se valora algo hasta que se lo pierde.
Solemos mirar con mayor atención lo que aún no hemos conseguido, lo que deseamos; y eso, como ha enseñado Sidarta Gautama, nos provoca sufrimiento.
Rara vez aceptamos el paso de los años, el envejecimiento, como un estado natural, y son pocos los que perciben que los años no sólo traen deterioro físico, aportan también una mayor lucidez y una recuperación de sensaciones que se consideraban perdidas para siempre.
Es un hecho que, en la vejez, la memoria a corto plazo sufre un sensible deterioro; sin embargo, los ancianos son capaces de recordar con una fidelidad asombrosa hechos del pasado.
Esta memoria está escrita en su mente y en sus sentidos, vísceras y músculos. Pueden evocar con suma facilidad un aroma, una emoción, la sensación física de correr o la que se produce al hacer una infinidad de cosas cuyo cuerpo ya no les permite realizar. Estos recuerdos pueden ser revividos intensamente desde la perspectiva lúcida que dan los años.
Pero estas ventajas rara vez se perciben, ya que la mente está ocupada en lamentar todo lo que el tiempo se ha llevado: la flexibilidad, la juventud, la belleza, la agilidad, una salud perfecta, etc.
Cuando se tiene ante la vida una actitud positiva y sana, el agradecimiento surge espontáneamente. No se trata de saber que uno es parte de todo lo que existe sino de sentirlo; esa experiencia produce una profunda paz a la vez que llena de fuerzas y permite descubrir una amplia variedad de posibilidades para disfrutar cada momento.
 

¿QUÉ HAY QUE AGRADECER?

AL DETENER un instante la corriente espontánea de pensamiento para mirarse a uno mismo y a todo lo que hay en el entorno, la pregunta se responde por sí sola: la mayoría de las cosas de las que nos rodeamos no son imprescindibles para vivir, pero creemos que no podemos carecer de ellas.
Las metas que nos fijamos nos impulsan a tener más y más cada día y a alejarnos de nosotros mismos, a no ver ni entender quiénes somos y quiénes son las personas íntimamente allegadas.
El concepto de «buen vivir» se deriva de la cantidad de posesiones materiales que se pueden adquirir y no del nivel de coherencia interna, de la paz de espíritu que hayamos alcanzado.
No tenemos tiempo para agradecer porque siempre sentimos que son muchas cosas las que aún nos faltan, pero una vez conseguidas, surgirán otras nuevas cuyo deseo nos ocultará lo inmensamente ricos que somos.
Son pocas las personas que no han entrado en el círculo del 99 y, menos aún, las que han logrado salir de él. La mayoría no ve el presente con todo lo que ofrece sino que hipotecan éste para asegurarse un futuro.Y cuando ese futuro se convierte en un nuevo presente, ya no lo viven intensamente sino que gastan sus energías físicas y mentales para asegurar un futuro más lejano.
 

EJERCICIO

ES TAN IMPORTANTE adquirir conciencia de todo lo que tenemos como constatar la superficialidad de muchas de nuestras aspiraciones.
Sólo de esta manera podremos sentir la felicidad que haga brotar el agradecimiento sincero.
•                      Siéntese en el salón de su casa, con los ojos cerrados.
•                      Intente que ningún pensamiento perturbe su mente.
•                      Concéntrese en su respiración. Perciba el aire entrando por las fosas nasales, llegando a sus pulmones.Tome conciencia de que su cuerpo hace esta tarea desde el nacimiento, que la continuará realizando hasta que llegue la muerte. Disfrute del placer de estar vivo aunque esté pasando por una época difícil. Comprenda que es lógico que la vida le depare aún muchas sorpresas agradables; sólo tiene que saber encontrarlas cuando se encuentren al alcance de su mano.
•                      Abra los ojos y repase visualmente toda la habitación. Deténgase en cada objeto y pregúntese mentalmente si puede o no prescindir de él.
•                      Siéntase agradecido por todo lo que posee; por cada pequeña cosa. Pregúntese si ha valido la pena el sacrificio que ha debido hacer para conseguirla.
Cuando se encuentre mal consigo mismo o con el mundo o cuando no sienta un profundo agradecimiento, haga este ejercicio. Deje a un lado las preocupaciones y concéntrese en todo lo positivo que lo rodea; sobre todo en los afectos.
 

reiki 5

 

 
   
 
 
 
 
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 Precio del Minuto: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros. IVA incluido. Mayores de 18 años
91 217 61 29 -: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.